Obremo Sewerin
   
›› Obremo Sewerin ›› Actividad
 

Actividad

Localización y detección de fugas en redes
Gases
Ligeros
Consta de dos fases. La primera en la que se localiza una posible presencia de gas y, una segunda en la que se miden aquellas zonas donde anteriormente nos haya dado presencia de gas para determinar el volumen, en tanto por cien, de la fuga. En esta segunda fase se realizarán unas pequeñas catas en tierra.
Pesados
Al tratarse de un tipo de gas que no aflora a la superficie, el proceso de detección y localización de la fuga varía un poco respecto a un gas ligero. Aquí no se realiza la primera fase como en un gas ligero, sino que directamente se pasa a hacer las diferentes catas en el suelo y se mide con la intención de poder centrar la fuga.
Detección de volátiles y semivolatiles del metano
Es una mezcla de ambos sistemas explicados anteriormente. En este caso, lo que se busca es la presencia del gas, más que cuantificar el volumen, por lo que se utilizan equipos más sensibles, ya que la señal es más débil.
Agua
Cuando existe una fuga en una tubería de agua, el sonido que produce ésta al salir por la perforación, es lo que nos va a ayudar a encontrarla. Los equipos son de gran ayuda para poder escuchar bien lo que está sucediendo en la tubería, pero la experiencia del técnico que realiza la detección va a ser un punto muy importante, ya que en este tipo de trabajos hay que tener en cuenta muchos factores que pueden producir ruidos que se asemejen a una fuga.
Escucha
Trabajamos con equipo de escucha. Lo primero que se hace es escuchar con un bastón en aquellos puntos de la red o, en los ramales, para ir desechando zonas sin problemas. Allí donde haya un indicio, se utilizará el micrófono para poder centrar la fuga.
Correlación
Para poder hacer bien una correlación, es necesario conocer el diámetro de la tubería, su longitud y el tipo de material del que está hecha. La correlación consiste en colocar dos micrófonos entre dos puntos metálicos de la tubería y, escuchar el ruido que se produzca. El centrado de la fuga se hace con el ordenador, que es lo que calcula con los datos anteriormente referidos más el sonido de ésta.
Vigilancia y mantenimiento de redes de transporte y distribución
Consiste en supervisar, en automóvil y a pie, las redes de transporte y distribución con el propósito de evitar afecciones de terceros, así como para detectar las anomalías que se hayan producido en los elementos de las instalaciones de las redes. La ventaja de este servicio es que hay una presencia continua sobre la traza de la red, lo cual previene mucho aquellas incidencias que más pueden afectar al servicio.
Por otro lado, disponemos de equipos tanto de obra civil, como mecánica para poder reparar todos aquellas incidencias encontradas.
Vigilancia
A pie
En automóvil
Mantenimiento
Preventivo
Correctico: obra civil y obra mecánica
Viviendas
Industrias
ERMs
Localización y digitalización de redes y servicios enterrados
Localización
Tuberías metálicas
Imprimiremos una corriente a la tubería, ya sea por inducción o, directamente y, con un equipo localizador se detectará la tubería.
Tuberías no metálicas
Al tratarse de una tubería no metálica no podremos imprimir una corriente a la tubería. En esta ocasión nos serviremos de un dispositivo que de forma mecánica y, accionado eléctricamente, imprimirá unos golpes a la tubería. Estos producen un sonido que es el que escucharemos a través de un micrófono receptor.
Georadar
Con este servicio lo que hacemos es dar pasadas transversales y, longitudinales a las zonas donde se quiere abrir zanja o hacer alguna actuación. Con ello lo que conseguiremos es tener una idea aproximada de los servicios que se encuentran interfiriendo la zona de trabajo, con el fin de evitar su rotura Todo esto queda marcado en el terreno, de forma que cuando se va a trabajar en la zona, se tiene la máxima precaución.
Digitalización
En primer lugar hay que recoger la información en campo respecto a una cartografía base y, donde también están reflejadas dichas referencias. Una vez se tienen estos datos, lo que queda es labor de oficina técnica para pasar esta información a la cartografía base de partida, donde ya quedará reflejada la tubería en su posición. En el caso de carecer de cartografía base, habrá que hacer un levantamiento topográfico y operar como ya hemos descrito.
Estudio del estado del revestimiento de tuberías metálicas enterradas
Control del estado del revestimiento
Consiste en detectar los fallos del revestimiento de las tuberías metálicas que están enterradas. Para ello se inyecta una corriente a la tubería mediante un equipo transmisor, señal que recibiremos con el receptor y que es capaz de detectar las variaciones del campo magnético generado por esta corriente al circular por la tubería. En un segundo proceso se centrará el defecto en los puntos en los que las variaciones anteriores hayan sido más importantes. Posteriormente nuestros técnicos valoran el grado del fallo y, lo clasificaran según la urgencia de su reparación.
Sustitución del revestimiento
El trabajo consiste en abrir una cala con medios mecánicos en una primera fase y, con medios manuales hasta descubrir la zona de la tubería donde hay que sustituir el revestimiento. Posteriormente, se quita el revestimiento antiguo y, se limpia mediante chorreo de arena o, método similar, que consiga el mismo grado de limpieza en toda la zona. Se impregna la tubería con producto protector y como final se encinta. Una vez acabado este proceso se pasa un chispómetro para comprobar que la sustitución se ha realizado correctamente y se procede al tapado del área de trabajo (cala), de igual forma que la apertura: primero tapado manual y, después con medios mecánicos.
Pruebas de estanqueidad y localización de fugas
Gas trazador
En aquellos casos en los que tras realizar una prueba de estanqueidad a una tubería o, una red y, no ser satisfactoria, para evitar tener que ir sectorizando y, abriendo calas, hemos desarrollado unos equipos capaces de detectar la fuga o, fugas posibles. Estos equipos son capaces de detectar un gas trazador, cuya característica es que éste es más ligero que el aire y, tenderá a aflorar a la superficie. Para la preparación de esta técnica hay un protocolo previo de prevención y adecuación que les es remitido a los clientes para poder asegurar el éxito total de los trabajos. Una vez cumplimentados estos pasos previos, el trabajo consiste en buscar la presencia del gas trazador y, centrar la fuga, para lo cual se realizarán unas pequeñas catas (20 mm de diámetro y 90 cm de profundidad) en la zona que nos haya dado presencia de gas.

 

 

 

 
Tatay Comunicación
© Obremo Sewerin, 2005